Skip to content

Prospectiva del Proceso de la Paz en Colombia

26/10/2016

Esta semana el MarketingPolitico.com tiene la especial colaboración de Martha Hernández* sobre el importante tema del Proceso de Paz en Colombia.
colombia-font-b-colombian-b-font-font-b-flag-b-font-3-5ft-90-150cm-hanging
“Se van a presentar grandes dilemas entre verdad y justicia, pero la paz y la verdad deben estar sobre la justicia por el bien de todos”.
José Pepe Mujica.

Es complicado exigir Justicia en el Proceso de Paz con la guerrilla de las Farc cuando Colombia tiene un 95% de impunidad en delitos comunes. ¿Cómo pedir a un acuerdo de paz algo que no existe en el país?. Es sabido que las cárceles no son resocializadoras, es mejor que los que deban pagar alguna pena, ayuden en labores importantes de las que ellos mismos han sido creadores como el proceso de desminado en todo el país. Japón donó 11.5 millones de dólares para el desminado humanitario en Colombia. 

Sin embargo, el Instituto Kroc de la Universidad de Notre Dame en Estados Unidos realizó un estudio detallado difundido por Noticias Uno medio independiente y de investigación en Colombia; el estudio analizó los 196 procesos de paz que se han hecho en el mundo durante los últimos 40 años y confluyó que el proceso de Paz en Colombia con la guerrilla de las Farc es ejemplar e innovador porque: 

En Colombia se evitaron los errores de los procesos de paz en Filipinas, Angola, India y Senegal. Ya que en estos países solamente se trataron temas de seguridad, cese al fuego y hostilidades; y cuando los acuerdos se reducen solo a estos temas hay un 80% de probabilidades que se vuelva a la violencia. 

En el acuerdo de paz con las Farc en Colombia se siguieron las fórmulas de éxito de procesos de paz de: Irlanda, Sudáfrica y Mozambique. En Colombia el acuerdo cuenta con 31 categorías: Perdón, Reparación, Amnistía y Derechos humanos. Reconocer y reparar solo lo tiene el acuerdo de paz de Sierra Leona.

El estudio de la Universidad de Notre Dame explica que en Colombia el acuerdo de paz con las FARC es innovador además porque cuenta con una Comisión internacional mixta de verificación del acuerdo. El informe del Instituto Kroc de la Universidad de Notre Dame, destaca que en Colombia no se incluyeron en los acuerdos con la guerrilla: 1. Reformas Constitucionales, 2. Reforma Militar, 3. Reforma policial, 4. Ni se repartieron poderes con las Farc. Esto son aspectos muy importantes de destacar. 

Lo que más le molesta a Álvaro Uribe, gran opositor del proceso de paz con las FARC, es el primer punto del acuerdo; sobre la reforma de política agraria.  Aprobación mayoritaria a expropiación de grandes fincas improductivas y su entrega a pequeños propietarios. 

Por su parte, el Presidente Juan Manuel Santos ha decidido ir avanzando por decreto para evitar la reactivación del conflicto armado interno en el país y poder avanzar en los ajustes del acuerdo final, para lograr una paz estable y duradera. El decreto contempla 26 puntos de concentración de la Guerrilla para su desmovilización y evitar hostilidades en esta etapa del proceso.

Finalmente Colombia ya avanza en negociaciones con la Guerrilla del Ejército de Liberación Nacional ELN y los países garantes para este nuevo acuerdo hasta ahora son Ecuador, Venezuela y Chile quienes han ofrecido su apoyo directo. 

Por los más de 267 mil muertos, las 10 grandes masacres que marcaron al país, los más de 8 millones de desplazados, porque las víctimas son nuestro ejemplo con su capacidad de perdonar y quienes además votaron por el sí a los acuerdo de paz, porque el Estado también ha reconocido sus culpas y ausencias del mismo en las regiones; por todo esto el proceso de Paz es fundamental para el mundo, recibe y seguirá recibiendo todo el respaldo internacional. 

14877742_10155422001704937_631029401_n

*Martha Hernández es Doctoranda en Ciencias Políticas de la Pontificia Universidad Católica de Argentina UCA. Magister es Estudios Políticos de la Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá. Comunicadora Social y Periodista. Fue asesora de la Unión Europea en Colombia, 2015. Actualmente es la responsable Académica Internacional de la Cumbre Mundial de Comunicación Política.

¿Son iguales las campañas para candidatos hombres y mujeres?*

20/10/2016

13173967_1757737821137128_1590831846817906728_n-1

Escribí este artículo en tierras de África Austral. Es por ello que tengo una historia muy reciente en mi memoria: estaba en carretera, por unas carreteras muy malas, en la provincia de Sofala, Mozambique, charlando con mis compañeros de viaje. Me hablaban de algunos mitos, muy antiguos, tratados como realidades por muchas generaciones de personas. Historias explicadas por sus madres sobre lugares prohibidos y sobre brujería.

Pero una de estas historias, además de más sencilla y menos terrorífica que las otras, fue la que más me llamó la atención. Este mito hablaba de que en la creencia popular algunas partes del pollo estaban prohibidas en la alimentación de las mujeres porque podrían quitarles la vida. Estas partes solo podían ser comidas por los hombres, que eran lo suficientemente fuertes para poder soportarlo. Cuando les pregunté qué partes serían esas, imaginando que serían cosas exóticas, me contestaron que, en cambio, eran las partes más sabrosas y con más alimento de los pollos. Todos nos reímos y pasamos a filosofar sobre el tema.

De hecho, la cuestión de la inclusión o exclusión femenina es algo ancestral, que está tan solidificada en la base de las sociedades que ni siquiera notamos muchos de los sutiles actos diarios que nos rodean y que son muy importantes en las conquistas o pérdidas de espacios. Así, de la misma manera que el impacto de esas diferencias ocurre en todas las esferas de la vida, no podría dejar de ser determinante en los temas políticos. El propio Rousseau, que tuvo su desarrollo intelectual garantizado por el confort y seguridad proporcionado por distintas mujeres en su vida, estaba en contra de la participación femenina en la política. Es en este ámbito que me gustaría profundizar algunas reflexiones.

Trabajo en campañas electorales desde el inicio del proceso de re-democratización de Brasil, a finales de los años 80 y principio de los 90. En aquellos tiempos, muchos de nosotros estábamos aprendiendo a partir de las experiencias, estudiando casos, modelos y autores importados desde los países más avanzados democráticamente, como los Estados Unidos y algunas naciones europeas. Esa área, que no es fácil en su esencia, incluso en nuestros días donde el desarrollo del mercado y la evolución académica se ha adelantado mucho, es particularmente aún poco estudiada y comprendida cuando el tema tiene que ver con las cuestiones de género, tanto sobre las mujeres que están en la política, como sobre aquellas que trabajan con marketing y comunicación política.

Confieso que durante mi proceso de evolución profesional, en principio el tema de género no me llamaba a la atención porque la mayoría de los clientes siempre fueron hombres y porque siempre comprendí que las técnicas eran iguales para candidatos hombres y candidatas mujeres, con contenidos adecuados a cada situación, y por tanto diferentes a cada caso.

Esto siempre me pareció natural y con resultados positivos, hasta incluso me parecía un pensamiento incluyente, de igualdad. Pero, hace algunos años, en una campaña también en un país africano, trabajando con una candidata mujer, algo me hizo despertar: al analizar resultados de las encuestas, tanto en los datos recorridos desde las encuestas cuantitativas, como con las informaciones cualitativas, había un componente complicado: un gran porcentaje de los encuestados, incluso un razonable porcentaje de mujeres que veían a la candidata como una persona preparada y experimentada, al mismo tiempo afirmaban que no le votaban porque “era mujer” y en el caso de las respuestas masculinas, muchos acrecentaron que no le votaban porque había hecho una “Ley contra los hombres”.

En realidad, esta candidata, en sus actividades como parlamentaria, había encabezado una Ley contra la violencia doméstica, algo que fue revolucionario en un país pobre y con muchos problemas sociales. Pero, como la gran mayoría de los que sufren la violencia domestica son mujeres, esto se había convertido en un problema para muchos hombres.

Trabajamos específicamente a esa cuestión aclarando que la ley también beneficiaba a los hombres, que pueden ser víctimas de la violencia doméstica, además de otras acciones de formación social y ciudadana, asociadas, claro, a estrategias generales de comunicación, lo que nos ayudó a disminuir la resistencia a la candidata y posicionarla en muchas mejores condiciones. Pero no lo suficiente para ganar aquella elección.

Como es en las derrotas cuando más se aprende, un punto de reflexión importante a ser destacado de esta experiencia es que la cuestión de género en las campañas para mujeres es un ingrediente determinante, pero ni siempre es posible ver exactamente donde están materializados si no buscamos mirar para este punto de una manera especial.

Pienso que, en nuestras sociedades de Latinoamérica, que son reconocidamente machistas con más o menos intensidad dependiendo de la región, muchas veces estos detalles de prejuicio no están tan claros, porque vivimos una era de transición y evolución social donde el tema de la participación femenina en todas las esferas de la sociedad está en la agenda del día y que no todos, en un proceso de investigación electoral, lo demuestran de manera directa.

Para mí fue necesario estar en un contexto social sin las máscaras de las opiniones mostradas de forma políticamente correcta para ver la dimensión del tema. Es necesario poner atención y leer entre líneas una serie de cuestiones sobre cómo se ve a la mujer en cada contexto social. Nunca debemos olvidar del concepto de Paul Lazarsfeld de que el marketing electoral “es la activación de las tendencias latentes” y que es necesario comprender profundamente los humores del electorado, en cada lugar determinado, para entender las reales posibilidades de acción. Ese es el primer paso.

El segundo es comprender que en cualquier campaña los arquetipos de liderazgo son extremamente importantes para la construcción de la imagen, del discurso, de la manera cómo se posiciona el candidato. Pero en los casos de campañas para candidatas, ello tiene implicaciones, además, representando estereotipos que no son completamente positivos. Si pensamos en un contexto extremo a los ejemplos que he utilizado como la actual campaña de Hillary Clinton en los Estados Unidos, el tema de género es recurrente. Los candidatos masculinos no precisan autoafirmarse como “hombres” todo el tiempo, pero está claro que Hillary necesita identificarse a sí misma como “una mujer competente”. Es casi como si el término “mujer” dejase de ser un sustantivo para convertirse en un  adjetivo negativo.

Es fundamental concluir que, en todas las campañas electorales, las técnicas, las herramientas son las mismas y que sí, que en las campañas para mujeres el contenido es distinto. Pero antes de todo es imprescindible saber que lo que el tema requiere es una mirada más sensible, más particular, con especial atención a todos os detalles que componen el  universo femenino.
———————————————
* Este artículo fue publicado originalmente en la Revista BeerDerberg, prestigiosa publicación sobre Marketing y Comunicación Política. Agradezco mucho por la oportunidad y se puede aceder al artículo original en: http://beerderberg.es/son-iguales-las-campanas-para-candidatos-hombres-y-mujeres/

Consultora brasileira entre as 12 mulheres mais influentes da Comunicação Política

05/08/2016

A brasileira Gil Castillo, que foi a primeira mulher a presidir a Associação Latino-americana de Consultores Políticos – ALACOP, recebe prêmio conferido por Academia em Washington. 

13012616_1145152335515643_8752643125708936619_n

A consultora política brasileira Gil Castillo, ex-presidente e atual Chairwoman da Alacop – Associação Latino-americana de Consultores Políticos, acaba de receber um dos Victory Awards, como uma das 12 mulheres mais influentes da comunicação política.

Os Victory Awards, premiação concedida pela WAPASThe Washington Academy of Political Arts & Sciences, são considerados um dos principais reconhecimentos sobre comunicação política no mundo.
Este ano a Academia incluiu uma categoria para prestigiar a participação feminina tanto na área acadêmica, quando no mercado de marketing e comunicação política, selecionando as 12 mulheres mais atuantes e influentes na América Latina.

Num momento em que toda a sociedade está aberta a discutir a participação feminina em diversas áreas, sinto-me feliz em poder contribuir e fazer parte desse processo.“, afirmou Castillo. “O espaço da consultoria política sempre foi um universo masculino e é fundamental que haja uma valorização das mulheres, inclusive como prova da vivência democrática, que tanto pregamos“, complementou.

Victory-Awards-2016-Banner-blog-winner-1

Gil Castillo, que atua na área desde 1992, destacou-se entre as mais de 50 indicadas, pela atuação à frente da Alacop – Associação Latino-americana de Consultores Políticos, pela atuação profissional em processos eleitorais, por projetos de formação a partidos políticos e participação das mulheres na política no Brasil e em países da América Latina e África. Em 2012 já havia sido ganhadora de um Victory Award pelo blog MarketingPolitico.com, onde é co-autora.

É fundamental compreender que a comunicação política, infelizmente tão rodeada de mitos, é uma ferramenta importante na construção dos processos democráticos.

Os Victory Awards serão entregues neste dia 06 de agosto, em cerimônia realizada no Centro de Convenções da Georgetown University, em Washington, Estados Unidos.

La crisis de Brasil vista con ojos brasileños

28/04/2016

No mês passado, durante a reunião anual da Alacop – Asociación Latinoamericana de Consultores Políticos, que aconteceu em Buenos Aires, tive a honra de falar ao jornalista político Alejandro Lomuto sobre a questão brasileira. De lá para cá muita coisa aconteceu, mas a essência de alguns pontos permanece a mesma. Confiram a entrevista completa, em espanhol.
Espero que gostem!

56ef002e23f3e_760x506-1.jpg

Por Alejandro J. Lomuto

Gil Castillo es brasileña y especialista en marketing político. A fines de la semana pasada estuvo en Buenos Aires con motivo de la reunión anual de la Asociación Latinoamericana de Consultores Políticos (Alacop), de la que es presidenta. Conversé un rato a solas con ella en un aula de la Universidad de Palermo, donde se realizó el encuentro. Entre otras cosas, opina que la crisis actual es la más grande de la historia de Brasil y que le ha hecho perder al país una “oportunidad muy importante” de consolidarse en una posición de liderazgo en el mundo. La conversación fue la siguiente.

¿Qué errores observa en la comunicación del gobierno de Brasil en relación con la actual crisis?

La comunicación, en cualquier situación, no hace milagros. Tenemos una crisis que es institucional y política. Esta crisis no empezó ahora sino que es algo que viene desarrollándose desde hace mucho tiempo. Y en algunos momentos puntuales, estratégicos, no hubo una acción concreta de parte del gobierno. En 2014, por ejemplo, con la situación de la Copa del Mundo de fútbol, muchas personas ya estaban molestas y hablaban en las redes sociales de insatisfacción. Hubo los movimientos que salieron a las calles en 2013. Todos esos fueron momentos en los que se mostró que la sociedad estaba enferma de alguna manera y que era importante que el gobierno tuviera acciones más concretas. Esto no pasó. Muchas veces la propia Presidente ha demorado mucho tiempo para contestar a la crisis. Lo que pasa es que en el momento actual, en que la crisis no tiene ningún precedente en Brasil, en la historia de nuestro país, es prácticamente imposible que la comunicación sea el antídoto. No alcanza. Hay que tener acciones concretas de legitimidad y de gobierno para poder tener qué comunicar.

¿Hay algún hecho en particular que pueda verse como el gran error estratégico de la presidenta Dilma Rousseff que haya disparado la crisis o más bien se trata de esa tendencia que usted percibe a subestimar los hechos y a demorar respuestas?

Creo que es una secuencia de errores y una tendencia a subestimar los hechos. Si hubiera que buscar un hecho en particular, es que durante el período de campaña electoral [en 2014, para lo que finalmente fue la reelección de Rousseff] había una expectativa de un escenario muy distinta de lo que se concretó muy pronto, después de que la Presidenta asumiera su segundo mandato.

¿En materia económica?

En materia económica y en materia social. De hecho, la base del problema es un tema económico. Después, el problema económico impacta en los programas sociales. Y todo aquello que se había planteado en la campaña electoral, en el sentido de que los programas sociales no tendrían cambios, después resultó que fue necesario empezar un proceso de ajuste.

¿Qué impacto cree que tendrá esta crisis en la opinión pública brasileña? ¿La opinión pública está resentida solamente con el Partido de los Trabajadores (PT, gobernante) y sus aliados o con toda la clase política?

Con toda la clase política. Incluso, en las manifestaciones del domingo 13, Aécio Neves, que fue el candidato que enfrentó a Dilma, y Geraldo Alckmin, que ya fue candidato presidencial y es gobernador del estado San Pablo y virtual candidato en 2018 [ambos del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), principal opositor], fueron hostilizados por los propios manifestantes. Creo que hay un tema que es la baja credibilidad de la clase política, y creo que es un tema mundial. No hay ninguna encuesta de evaluación de credibilidad de las instituciones que no tenga en el último lugar a la clase política. Respiramos este tema en todos los países. En segundo lugar, en Brasil se va agravando un proceso de insatisfacción y hoy parece que hay dos lados polarizados, uno pro PT y otro de oposición. Y hay una gran masa de personas que están insatisfechas con toda la situación, porque atribuyen la corrupción a todos los políticos. A tal punto que algunas personas de la oposición también están siendo involucradas en procesos de denuncias de corrupción. Creo que es un momento muy particular de la historia.

¿En qué momento, y por qué motivo, la opinión pública brasileña dejó de tolerar la corrupción percibida con respecto a los gobiernos del PT? Porque las denuncias y la percepción de corrupción en relación con el PT no surgieron en los últimos meses sino que son mucho más antiguas [la primera denuncia periodística de lo que después se conoció como Mensalao, por los sobornos mensuales que se pagaban a legisladores, data de 2004, segundo año del primer mandato de Lula].

Esta pregunta es muy interesante. Cuando empezaron las denuncias del Mensalao y la oposición hablaba de corrupción, las encuestas del Instituto Datafolha registraban que a la gente no le interesaba este tema.

¿Porque la economía marchaba bien?

Porque la economía marchaba bien. Datafolha había hecho una encuesta para saber el grado de indignación de las personas en relación con las denuncias y preguntaba si estaban dispuestas a tolerar algún grado de corrupción si esto las beneficiara de alguna manera, y 75 por ciento de las personas respondió que no pasaba nada, que eso no tenía impacto en la vida de ellas. Pero cuando las denuncias de corrupción empezaron a tener un cuerpo mayor y la economía cayó, las personas empezaron a vincular ambas cosas ‒y en esto la oposición consiguió que hicieran ese link, de que no había escuelas u hospitales porque habían robado dinero de Petrobras‒ y empezaron a entender el impacto de la corrupción en el día a día. Y la cuestión es que los brasileños están con un poder de compra mucho más bajo.

Aun cuando por ahora está en suspenso, ¿la presencia de Lula en el gabinete le va a permitir al gobierno recuperar la iniciativa o va a terminar de hundirlo?

Creo que ni quienes están haciendo hoy las encuestas en las calles lo saben. Lo que puedo conjeturar es que Lula tiene un elemento que Dilma no tiene, y es su capacidad de aglutinar a la militancia del PT. Había ya una insatisfacción del PT con la Presidente y Lula viene como una persona que es un símbolo del PT, a tal punto que la popularidad de Lula siempre fue mayor que la del propio PT. Creo que en este sentido, aun cuando no hay encuestas, la militancia es capaz de salir a las calles por Lula pero no por Dilma. Entonces, ese puede ser un papel importante de Lula en el gobierno. Pero para la sociedad en general no sabría decir en este momento si agrega valor o no.

Todo parece indicar que el próximo gobierno será del PSDB…

Yo no sé. Depende de quién sea el candidato. Con todas estas crisis, lo que pasa es que muchos dirigentes históricos, por ejemplo del PSDB, como Alvaro Dias, que es un senador importante, están pasándose a partidos que no tienen ningún tipo de mancha, como el Partido Verde, o a partidos nuevos que están surgiendo.

¿Es un proceso similar, o comparable, al que tuvimos en la Argentina a partir de la crisis de 2001-02?

Exactamente. Es muy parecido. Y diría incluso que, por sus características, es muy parecido también a lo que fue la operación Mani Pulite en Italia, porque hubo un proceso de judicialización muy grande y partidos grandes quedaron pequeños, y en el proceso nacieron otros.

Independientemente de cuál sea su sello partidario, ¿qué características es posible que tenga el próximo gobierno?

Hay ciclos de tendencias. Yo diría que Brasil es hoy una sociedad conservadora y para hacer un contrapunto grande con todos estos años que pasaron, tal vez tengamos un gobierno que esté un poco más a la derecha, por más que no haya partidos asumidamente de derecha en Brasil. Un gobierno que esté un poco más por la libre iniciativa. Que es una tendencia que viene verificándose en América latina en general.

Y dado que no solo el PT sino también su principal aliado, el PMDB, pagarán los costos por el desgaste de la actual administración, ¿qué partidos o grupos políticos encarnarán la principal oposición al próximo gobierno y qué características tendrá esa oposición?

No sabría decirlo con precisión. La idea es una oposición responsable, que se comprometiera con el mantenimiento de algunos derechos adquiridos por la población, tales como algunos programas sociales, pero que también tenga el compromiso de hacer un cambio efectivo en las cuestiones económicas. La sensación que tengo es que la economía es una moneda que los gobiernos ajustan de acuerdo con el humor de la opinión pública y creo que debería ser al revés: la economía debería ser planeada y concretada aun cuando tuviéramos que pasar por una fase de austeridad. Y también está la cuestión de la corrupción: ahora que la gente tiene esta visión de que la corrupción impacta en la vida, creo que los políticos estarán más preocupados por este tema. En todas las encuestas que tenemos con respecto a las elecciones locales de octubre, entre las características deseadas para los próximos gobernantes locales lo que genera mayor rechazo es la corrupción.

¿La corrupción suele variar en la consideración de la opinión pública según los resultados económicos? En la Argentina, por ejemplo, durante los gobiernos de Carlos Menem (1989-99) y Néstor y Cristina Kirchner (2003-15) hubo abundantes denuncias de corrupción, pero para la opinión pública ese fue un tema relevante solamente hacia el final de ambos períodos, cuando la situación económica se había deteriorado. De otro modo: ¿el rechazo de la opinión pública a la corrupción también es una cuestión de ciclos?

Creo que sí. En Brasil estamos viviendo, tal vez un poco más tarde, un proceso similar al de ustedes. Era necesario que la gente sintiera primero el impacto en el bolsillo para que empezara a tener conciencia de que la corrupción es un problema. La corrupción es un problema endémico en nuestras sociedades y es lo que está dificultando el desarrollo de nuestros países. Creo que después de esa asociación, sí, la preocupación por la corrupción se pone por encima de la preocupación por las cuestiones económicas.

Una característica esencial de los populismos es la presencia de un liderazgo personal muy fuerte. Y la historia de varios países de América Latina demuestra que se han sentido cómodos con liderazgos personales fuertes. ¿Hay posibilidad de que después de Lula haya un ciclo sin un liderazgo personal muy fuerte y al mismo tiempo no peligre la gobernabilidad?

Hay quienes afirman que en el pasado la política eran ideas y hoy la política son personas. Tenemos, en esta sociedad mediática, figuras personales centrales muy fuertes. Y esto no pasa solamente en la política, ocurre también en el entretenimiento. Para bien o para mal, la política depende mucho de las figuras personales. En Brasil, particularmente, la gente no tiene la tradición de votar por un partido sino que elige a las personas. De hecho, para los cargos parlamentarios no tenemos voto por listas, de modo que todos los candidatos tienen que estar peleando para conseguir un lugar bajo el sol. Entonces, el personalismo es una cosa muy fuerte en todo el proceso de comunicación electoral. Por lo tanto, no creo que haya riesgo para la gobernabilidad.

¿Cómo cree que influirá la actual crisis en el posicionamiento internacional de Brasil?

Creo que hemos perdido mucha credibilidad. Somos un país muy grande, con enormes riquezas, tecnología y todo, pero en estos momentos, cuando no avanzamos en las propuestas de consolidación democrática, cuando tenemos una crisis de esta magnitud, con tanta corrupción, y nuestra economía, que era la gran promesa, no va bien, perdimos espacio. Incluso, ya no parecen tan importantes los BRICS cuando tenemos a Corea del Sur como una emprendedora tecnológica que está tomando espacio en el escenario mundial. Es muy triste admitir esto como brasileña, pero pienso que Brasil ha perdido una oportunidad muy importante de posicionarse con un gran liderazgo mundial. Parecía que íbamos a levantar vuelo pero ahora, con todas estas cuestiones, se ha detenido esa marcha.

¿Cómo vislumbra el futuro próximo de América latina?

América latina es muy interesante porque vivimos siempre, desde el siglo XIX, olas muy parecidas en nuestros países. Los gobiernos populistas de izquierda están dentro de una tendencia a ser desacreditados y Brasil está en este proceso también. Creo que tendremos una ola más homogénea de una tendencia más aperturista, más promercado. No sé si ocurrirá, pero mi sensación es esta porque la historia es así desde hace mucho. Somos muy próximos y es la ley del contagio: la gente va teniendo olas de opinión que van cambiando con el tiempo.

Para conferir a matéria original: La crisis de Brasil vista con ojos brasileños
Para conferir outras matérias sobre o assunto: Brasil perdió “una oportunidad importante de posicionarse” en el mundo

Como funciona o voto impresso?

20/11/2015

modelo-urna-digital-voto-impresso.jpeg

O voto continuará a ser feito pela urna eletrônica, mas será impresso um recibo que fica em uma urna física lacrada.

Você vota normalmente na urna eletrônica, e uma impressora ao lado mostra em quem você votou. Se os dados não baterem, você avisa ao mesário para que ele tome providências. Se não houver divergência, é só apertar o botão confirmar, para que seu voto não seja visível pelo próximo eleitor, e ir embora.

Você não leva um comprovante e nem tem acesso ao papel impresso (para evitar compra de votos ou o “voto de cabresto”). A lei deixa isso claro: “a urna imprimirá o registro de cada votação, que será depositado, de forma automática e sem contato manual do eleitor, em local previamente lacrado… será garantido o total sigilo do voto”.

A impressão de votos serve para auditorias: a Justiça Eleitoral pode comparar os votos da urna eletrônica e da urna física, em caso de suspeita de fraude. Isso elimina qualquer possibilidade de fraude nas eleições.

Leitura obrigatória: “Como Aécio e Marina ajudaram a eleger Dilma”

17/08/2015
CMOxj3nWcAAbBWZ

Atualíssimo e indispensável, um dos mais importantes lançamentos sobre Marketing Político no Brasil acontece hoje, a partir das 18h, na Livraria Cultura do Conjunto Nacional, em São Paulo. Trata-se do livro “Como Aécio e Marina ajudam a eleger Dilma“, de Fernanda Zuccaro e Chico Santa Rita, pela Geração Editorial.

Quem estiver em Sampa não pode perder. E quem não estiver, não pode deixar de ler. Abaixo, compartilho com vocês uma entrevista feita com os autores.


ERROS A GRANEL: O MARKETING POLÍTICO E O ELEITOR MALTRATADOS NA ELEIÇÃO DE 2014

GE: Como surgiu a ideia de fazerem esse acompanhamento da campanha de 2014?
Chico Santa Rita: Como nosso escritório não tinha nenhuma campanha presidencial, foi quase por acaso que começamos a comentar os programas de TV das campanha no Facebook. esses comentários foram sendo vistos, curti- dos, comentados e compartilhados pela nossa rede de amigos que, após cada programa, nos questionavam sobre o andamento da campanha. No final vimos que esses comentários tinham uma importância pois não eram opiniões posteriores ao que aconteceu a campanha. o texto vai apontando, diariamente, como se desenvolvia a postura e a atuação dos candidatos.

GE: Como se desenvolveu o processo de trabalho entre os dois autores?
Fernanda Zuccaro: Como somos casados e trabalhamos juntos o processo foi muito natural. Víamos o que estava acontecendo e juntos analisávamos os programas eleitorais. depois escrevíamos as resenhas dos programas. O Chico é pioneiro do marketing político, uma das maiores referências em campanha política no brasil e no mundo, ano que vem completará 40 anos de atividade. Eu tenho formação como historiadora e pós-graduada em marketing político. Assim, livro é o conjunto de análises de duas gerações de marqueteiros.

GE: O sucesso de Dilma não se deu ao fato de ela ter mais tempo de TV que seus adversários?
CSR: No primeiro turno ela realmente tinha mais tempo. Mas o que conta no marketing político não é o tempo apenas, é a forma como esse tempo é utilizado. A campanha de Dilma utilizou esse tempo com muitas mentiras e enganações mas os adversários não souberam desfazer esses equívocos. e no segundo turno o candidato Aécio e a candidata dilma tinham o mesmo tempo, cada um 10 minutos.

GE: Pode-se dizer que a vantagem de estar no governo e o uso da máquina estatal foram fatores determinante para a vitória de Dilma?
FZ: De forma alguma. No livro apresentamos quatro teses que comprovam que os candidatos da oposição é que não souberam aproveitar o espaço que tiveram nas eleições de 2014:
Primeira — nos 12 meses que ante- cederam a campanha a aprovação do governo dilma ficou sempre próxima de 40%, percentual considerado insuficiente para se alcançar a reeleição. os outros dois candidatos não souberam aproveitar isso.
Segunda — Além disso, os dois saíram na frente nos dois turnos: no início marina estava na frente de dilma numa simulação de 2o. turno. e Aécio, na primeira pesquisa já no 2o. turno, também estava na frente. nenhum dos dois souber sustentar essa intenção do eleitor.
Terceira — O cenário político e econômico, nunca esteve tão favorável para um bom desempenho da oposição, como nas últimas 3 eleições presidenciais (2002, 2006 e 2010). era uma eleição com muita chance de derrotar a situação.
Quarta — E, por fim, a candidatura que tinha menos espaço para crescer era a da dilma. no livro explicamos como a campanha dela fez para reter seu eleitorado e crescer aonde dava. os adversários tinham mais espaços para avançar e, ao invés de conquistar e consolidar esses indecisos deixaram eles escaparem pelos dedos.
Esses 4 fatores demostram, claramente, que os dois candidatos da oposição erraram na sua estratégia de marketing político em que não souberam trabalhar ganhar território e reter a intenção de mudança da opinião pública. Jogaram fora a oportunidade de escrever outra história do brasil por amadorismo de campanhas, falta de estratégia e negligência ao marketing político.

GE: Por que vocês analisam as campanhas apenas do ponto de vista da televisão?
CSR: Porque é a televisão, ainda, o grande meio de comunicação onde estão o horário politico eleitoral, os comerciais e também os debates entre os candidatos. A televisão e o rádio ainda são soberanos na opinião das pessoas. As outras mídias, como internet e redes sociais, são secundárias e tem uma participação menor e com menos credibilidade.

GE: Ao fazerem esse acompanha- mento, vocês torciam para algum candidato?
FZ: É claro que também somos elei- tores e tínhamos nossa preferencia pessoal voltada para a oposição ao governo do Pt. mas não deixamos que esse fato influenciasse nossa análise técnica. tanto é assim que fazemos severas críticas ao desempenho dos dois candidatos oposicionistas.

Baixando o custos das campanhas

15/07/2015

Dinheiro-11

Reduzir a propaganda eleitoral com a desculpa de baixar o custo das campanhas é o mesmo que proibir por lei a publicidade de produtos para baixar seus preços ao consumidor. Simplesmente não funciona assim.

As maiores democracias da atualidade tem um processo eleitoral inclusivo, principalmente na comunicação, fazendo com que o cidadão tenha acesso às propostas dos candidatos e, acima de tudo, desperte seu interesse pela discussão política.

Propostas como a publicada pelo Senador José Serra, onde cada candidato se apresentaria sozinho, ele e a camera, para o público, só garantirá que ninguém assista esse horror televisivo que seria o horário eleitoral.

Todos nós estamos acostumados a ver a mídia, e em especial a televisão, como entretenimento e é assim que a comunicação funciona. Se fosse diferente, a indústria automobilística publicaria apenas a ficha técnica dos seus carros, consumidor leria tudo e decidiria sabiamente qual a melhor escolha. Mas não é assim. As pessoas necessitam de uma gama de elementos muito mais ampla para tomarem suas decisões. E essas decisões, tanto na política como no vida em geral se baseiam não penas no racional, mas também no sentimento, na esperança, nos elementos subjetivos (e extremamente complexos) que nos levam a cada decisão e escolha.

Ao contrário do que se tem tentado colocar, o que necessitamos é de uma maior liberdade na comunicação eleitoral. Hoje é vetado aos candidatos mostrarem políticos de outros partidos que não sejam da sua coligação em seu material eleitoral. Na prática significa que um candidato não pode mostrar uma promessa sendo feita por um político em outra eleição e mostrar que ela simplesmente não foi cumprida. É uma pena. É uma auto proteção para que se possa prometer e nunca cumprir. Quem perde são os candidatos honestos (sim, há muitos deles) e logicamente o eleitor.

Outra proibição absurda é a da pré campanha. Qual é o problema em uma pessoa divulgar que será candidato e, muito tempo antes trabalhar para mostrar que poderá fazer a diferença na política? Novamente o que temos hoje é a auto-proteção dos já eleitos, pois estes podem divulgar seus feitos e trabalhos nos seus mandatos. Ou seja, revestindo-se de proteção ao eleitor, grande parte da classe política tenta sempre proteger seu feudo, criando limitações e impedimentos para que novas propostas e ideias floresçam.

Este oportunismo, na ingenuidade e até na preguiça do eleitor aparece novamente na proposta do alinhamento das eleições a cada 5 anos. A grande maioria da população não quer realmente votar e só vota por ser obrigada. A obrigatoriedade do voto já teve seu importante papel na politização do país, que não votou por anos. Hoje já começa a saber. Já se discute política entre os amigos, nos barzinhos, em família, nas redes sociais. Estamos progredindo e já poderíamos deixar que quem realmente quer participar do processo eleitoral vote. Deve ser um direito, não uma obrigação. Mas ainda, manter a frequência da discussão cada 2 anos é bem saudável e manterá a população prestando atenção na atuação dos políticos. O contrário é apenas um artifício para afastar a população do processo político.

Por último gostaria de falar sobre a mais populista das propostas atuais. O financiamento privado de campanha. É muita ingenuidade acreditar que a proibição de empresas que financiarem campanhas vai realmente impedi-las. Uma proibição destas apenas fará com que o Caixa 2 seja definitivamente institucionalizado, e isso só dificultará o controle dos interesses escusos por traz das doações. A única forma de se lutar contra esse jogo são leis duras contra o Caixa 2, clareza nos doadores de campanha pela via oficial, vigilância sobre os eleitos e seus patrocinadores e punição para quem infringir a lei, como se faz em qualquer democracia desenvolvida no mundo.

Eu sei, dá trabalho. Mas o preço da liberdade é a eterna vigilância.

marcelo@marketingpolitico.com.br